3

5 VIVENCIAS DE TU INFANCIA QUE AFECTAN A TUS RELACIONES (parte I)

Un tema muy habitual que llega a mi consulta, es la cuestión la relación entre padres e hijos. Cómo puedo mejorar la relación con mi madre? Qué hago para tener una buena relación con mi padre?

Es un tema importantísimo y la base de toda buena autoestima. La madre tiene un peso muy importante en todo esto.

Te cuento porqué: tu madre te engendra en su vientre durante 9 meses. Científicamente, ahí tenemos la primera evidencia genética probada.

Pasando a la parte emocional, nuestro primer vínculo amoroso es el que se establece con la madre. Un flujo de amor poco adecuado durante nuestros primeros años de vida, marcará el resto de nuestras etapas.

A continuación, os explico las 5 heridas emocionales que vienen de la infancia y que están directamente influenciadas por el entorno y dinámicas de familia:

El rechazo

Padres que mostraron un rechazo hacia ti.

Genera: pensamientos de rechazo, de no ser deseado, descalificación hacia no mismo, baja autoestima, no merecedora de afecto y comprensión.

Personalidad: sientes que tienes miedo a fracasar, necesitas siempre aprobación de los demás,  eres una persona huidiza (sobre todo en las relaciones de pareja)

El abandono

Padres ausentes, a nivel real o emocional. Por ejemplo, padres que trabajan mucho, que no se implican en la educación, etc.

Genera: inseguridad, dependencia emocional, miedo al abandono, miedo a la soledad.

Personalidad: te anticipas a dejar parejas y proyectos por miedo a ser los abandonados. A veces, con un saboteo tan grande que no entiendes ni qué ha pasado, pero que has creado tú mismo predisponiendo así las situaciones.

La humillación

Cuándo te han desaprobado, humillado, dejado en evidencia. Tienes grabadas frases así?  Eres torpe, eres malo, pesado, etc

Se ha demostrado que provoca un sufrimiento a nivel físico, ya que esta sensación comparte los mismos circuitos cerebrales que el dolor.

Genera: la creación de un mecanismo de defensa y una coraza muy profunda.

Personalidad: personas dependientes, tiranos, egoístas… cómo escudo protector. Es bueno comprender que a veces somos así por algún motivo interno que no está resuelto.

 La injusticia

Tuviste una educación rígida?  El niño fue aquí víctima de injusticias, con unos padres fríos y autoritarios.

Genera: sentimientos de ineficacia, de inutilidad, tanto de niño cómo en la edad adulta.

Personalidad: la persona tiene problemas para confiar en los demás y tener relaciones, piensa que le tratarán mal.

Personas rígidas porqué intentan ser importantes, fanáticos del orden, muy perfeccionistas, les cuesta tomar decisiones con seguridad…

Hace poco se descubrió que los niños muy pequeños, de apenas 15 meses, ya tienen un sentido de la justicia lo suficientemente desarrollado como para catalogar una situación como desigual o igualitaria. Por eso, recibir una educación en la que han sido víctimas de injusticias constantes, daña profundamente su “yo”, transmitiéndoles la idea de que no son merecedores de la atención de los demás.

La traición

El incumplimiento de promesas por parte de los padres es algo muy común.  Cómo el niño que eras, se genera la idea de que el mundo es un sitio poco fiable.

Genera: desconfianza, envidia (por qué no te sientes merecedor de lo prometido), aislamiento, soledad.

Personalidad: si éste es tu perfil, normalmente no dejas que las personas entren en tu intimidad, tienes un comportamiento un poco frío. Personas controladoras y de carácter fuerte por la necesidad de tenerlo todo atado, que no haya lugar para el incumplimiento de nada.

Puede ser que tengas una herida más marcada en concreto, o un poquito de todas ellas.

En el próximo post, hablaremos de la forma práctica de trabajar cada herida. Requiere trabajo constante y paciencia, pero sanar éstos vínculos negativos influenciará mucho tus relaciones presentes.

Para cualquier duda, podéis escribirme a info@membocoachpnl.com